El ojo de tigre o “Piedra de la Libertad” se considera una piedra de creatividad, fuerza y equilibrio. Se dice que representa la unión entre la energía del Sol y de la Tierra, así como la protección en conjunto de ambos cuerpos celestes. 

Su significado y propiedades

A lo largo de la historia ha sido considerada como una piedra de prosperidad y buena fortuna, un amuleto de protección que refleja las amenazas que nos rodean. Es la piedra de la meditación y nos ayuda a desprendernos de relaciones, lazos y conexiones que nos dañan y limitan nuestro crecimiento. Es una piedra que permite trabajar la autocrítica, a mantener los pies en la tierra y la frente en alto. 

Transmite calma, resistencia y claridad a pesar de los obstáculos, siendo una de sus mayores virtudes gracias al positivismo que atrae. Ayuda a balancear polaridades y aceptar contradicciones, a recibir a la vida como es y a responder a las necesidades del momento. 

El ojo de tigre es un mineral con tonalidades pardas y amarillentas compuesto principalmente de cuarzo de formación microcristalina, además de limonita y riebeckita. Dentro de los microcristales quedan almacenadas pequeñas partículas de óxidos de hierro, las cuales generan el brillo y efectos naranja que caracterizan a esta piedra. Este tipo de cuarzo tiene bandas verticales que representan una similitud al ojo del felino que le da nombre, las cuales son resultado de un efecto producido por la orientación de las inclusiones fibrosas que contiene el mineral. Por este efecto, hay una teoría que hace referencia a la tonalidad ámbar predominante en la piedra, que refleja e irradia una luz única que recuerda a la que desprenden los misteriosos y penetrantes ojos del magnífico felino; de ahí el nombre.

La fuerza, energía y destreza de este animal son fundamentales para entender el simbolismo de esta piedra, que durante años se ha relacionado con la buena suerte y la protección.

Gracias a dicho brillo y a su mezcla de tonalidades antes mencionadas, el ojo de tigre se ha utilizado en piezas ornamentales de ancestrales civilizaciones, entre ellas la del Antiguo Egipto. Fue elegido por los egipcios para que los ojos de sus estatuas de deidades expresaran la visión divina. Más adelante, fueron los romanos quienes la llevaban para desviar las armas y para ser valientes en la batalla. También representa un equilibrio emocional para la energía del yin y el yang, siendo utilizada como un cristal espiritual por religiones como el budismo e hinduismo; incluso en la medicina tradicional china desde hace siglos. Ayuda a mejorar el dolor de cabeza, el estrés y la ansiedad, facilita la recuperación después de una lesión o enfermedad.

El cuarzo ojo de tigre potencia la acción de los 7 chakras, sobre todo, los que influyen en la concentración o la creatividad. Al colocarla entre las cejas, en el chakra conocido como tercer ojo, esta piedra contribuye a abrir la mente y canalizar la energía. Además de proporcionar vitalidad, se cree que puede ser de gran ayuda en la toma de decisiones o para emprender un nuevo proyecto. El ojo de tigre no solo trae suerte, sino también dinero y éxito. 

En la astrología, esta piedra corresponde a los signos Aries y Leo, siendo compatible con Géminis y Virgo. Su elemento es el fuego y como se menciona antes, simboliza la libertad y la fortaleza espiritual.  

¿Cómo usar el ojo de Tigre?

La piedra se limpia bajo el grifo durante 1 minuto o puede sumergirse en agua con sal para absorber las energías negativas. Al usarse, lo mejor es llevar el ojo de tigre en la mano izquierda

Para cargar la piedra, una vez limpia, puede dejarse bajo la luz de la luna llena; esto para activar sus propiedades.

Puedes hacerlo cada 2 meses, dependiendo de la cantidad de energía que recibes, para ahuyentar a lo malo y atraer a lo bueno, protegerte a ti y a los tuyos.

Artículo anterior Artículo siguiente